Pasado, presente y futuro de la traducción: enfoque profesional

Ha quedado muy lejos la idea de que los estudios universitarios aseguraban un puesto de trabajo, y no digamos en el mundo de la traducción; sin embargo, no todo está perdido. Para demostrarlo, varios profesionales y antiguos estudiantes de Traducción e Interpretación han querido contribuir con su granito de arena en esta publicación mediante una breve entrevista en la que nos aportarán su punto de vista en este campo desde que comenzaron su trayectoria traductora hasta la actualidad:

576107_10150717764318927_987386740_nNombre: Bartolomé Gil Estrada.

Títulos universitarios:

– Licenciatura en Traducción e Interpretación (Universidad de Málaga)

– Máster en comunicación y traducción institucional (Universidad de Alicante)

MBA in Management and International Trade (Universidad de Vigo y University of California-Berkeley)

Años dedicados al estudio de la traducción: 6 años.

1. ¿Tenías vocación por la traducción/interpretación?

Sí, desde siempre me han llamado mucho la atención.

2. ¿Por qué decidiste estudiar traducción/interpretación?

Me gustan los idiomas y las relaciones internacionales, por ello pensaba que era la carrera que podía encajar mejor con mi perfil, ya que filología se centraba demasiado en la historia y literatura y yo buscaba algo más práctico y menos teórico.

3. ¿De qué te veías trabajando cuando empezaste la carrera?

De intérprete de conferencias en una organización internacional, como la ONU, por ejemplo.

4. ¿De qué estás trabajando actualmente?

Trbajo como Operation Manager en una residencia hotelera en París, Francia.

5. ¿Hay futuro para la traducción/interpretación?

No le veo ahora tanto futuro como veía antes, puesto que es una de las carreras con más intrusismo en el mercado laboral. En la actualidad, las empresas contratan más a personas con conocimientos en lenguas extranjeras o bilingües antes que a un traductor. De hecho, en algunos países, la traducción ni se contempla como actividad específica, sino más bien como actividad complementaria.

————–

—————

AAEAAQAAAAAAAABJAAAAJGY4ZTFiZmIxLTkwMzMtNDExZi05MWZjLTRmYmMzNjU5YTdkMANombre: Ester Rute Ruiz

Títulos universitarios:

– Licenciatura en Traducción e Interpretación (Universidad de Málaga)

– Máster en Traducción Audiovisual: localización, subtitulación y doblaje (Universidad de Cádiz)

– Máster en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas

Años dedicados al estudio de la traducción: 7 años.

1. ¿Tenías vocación por la traducción/interpretación?

Sí, especialmente por la traducción.

2. ¿Por qué decidiste estudiar traducción/interpretación?

Porque me encantan los idiomas y el hecho de traducir textos para descifrar un mensaje, sin importar su idioma o público meta.

3. ¿De qué te veías trabajando cuando empezaste la carrera?

Como localizadora de videojuegos y archivos multimedia. Y, también, como profesora de lenguas extranjeras en centros de idiomas oficiales.

4. ¿De qué estás trabajando actualmente?

Como profesora de lenguas extranjeras en centros de idiomas oficiales y, a tiempo parcial, como traductora especializada.

5. ¿Hay futuro para la traducción/interpretación?

Sí, siempre que nuestra profesión quede regularizada mediante un colegio de traductores, como se hace con otras actividades laborales, y se acabe con el intrusismo laboral cada vez más presente en nuestra profesión.

————–

—————

1398828_919943338047293_1545892107374418160_oNombre: Ana Belén Murcia Sánchez

Títulos universitarios:

– Licenciatura en Traducción e interpretación (Universidad de Málaga)

– Máster en traducción para el mundo editorial (Universidad de Málaga)

Años dedicados al estudio de la traducción: 5 años.

1. ¿Tenías vocación por la traducción/interpretación?

Desde el principio no, pero me llamaba la atención y la fui adquiriendo conforme iba estudiándola.

2. ¿Por qué decidiste estudiar traducción/interpretación?

Mi primera opción no era posible en Málaga, así que decidí escoger mi segunda pasión, los idiomas. El trabajo de traductor me parecía muy interesante, sobre todo el de traductor literario.

3. ¿De qué te veías trabajando cuando empezaste la carrera?

De traductora, siempre. No me gusta la interpretación ni la enseñanza, lo tenía claro.

4. ¿De qué estás trabajando actualmente?

De lo que puedo, pero intento trabajar de traductora en la medida de lo posible.

5. ¿Hay futuro para la traducción/interpretación?

Creo que hay futuro y siempre lo habrá, porque los traductores son necesarios. Sin embargo, no si le esperará un futuro próspero.

—————

—————

004f93aNombre: Judith Sánchez Hita

Títulos universitarios:

– Primer ciclo de Publicidad y Relaciones Públicas (Universidad de Málaga)

– Licenciatura en Traducción e Interpretación (Universidad de Málaga)

– Licenciatura en Traducción e Interpretación (Universidad de Córdoba)

– Máster en Traducción Audiovisual: localización, subtitulación y doblaje (Universidad de Cádiz + ISTRAD)

Años dedicados al estudio de la traducción: 7 años.

1. ¿Tenías vocación por la traducción/interpretación?

¡Sí! Los idiomas me han encantado desde pequeña, no sabía de la existencia de la traducción, pero tenía claro que no quería que los idiomas fueran una barrera y que todo el mundo pudiera comunicarse entre sí. Soñaba con hablar y entender miles de idiomas. ¡Si empiezo a hablar de mi vocación por la traducción no paro!

2. ¿Por qué decidiste estudiar traducción/interpretación?

Aquí continúa la historia de la pregunta anterior. Descubrí la traducción en el instituto gracias a las clases de latín y griego. Durante las jornadas de orientación descubrí que existía la licenciatura de Traducción e Interpretación, pero en mi pueblo los profesores nos dijeron que ni lo intentáramos, que los de pueblo no teníamos nivel de idiomas y que, además, era una carrera muy aburrida ¡insistieron tanto que les hice caso! Eso me llevó a estudiar el primer ciclo de Publicidad. Aunque la carrera me encantaba y llevaba por aquel entonces una media de notable, conocí a gente de Traducción e Interpretación y decidí abandonar el mundo de la publicidad cuando terminé el primer ciclo para perseguir mis sueños y estudiar Traducción e Interpretación, pensaba que me gustaría más la interpretación y, sin embargo, descubrí que traducir me gustaba mucho más. ¡Que nadie os diga que no podéis lograr vuestros sueños!

3. ¿De qué te veías trabajando cuando empezaste la carrera?

Cuando comencé la carrera tenía claro que quería ser traductora autónoma y me puse manos a la obra.

4. ¿De qué estás trabajando actualmente?

¡Conseguí mis sueños! ¡Soy traductora autónoma!

4. ¿Hay futuro para la traducción/interpretación?

Creo que a la traducción y la interpretación les queda todavía mucha vida, son disciplinas muy prácticas que veremos cambiar una y otra vez, que evolucionarán. Habrá, por supuesto, cosas que nos gustarán más y otras que nos gustarán menos. El cambio es algo natural, pero tenemos que tener cuidado porque no todos los cambios son positivos. Creo que el contacto entre profesionales, así como entre profesionales y estudiantes es fundamental para conseguir una evolución de la disciplina y no una involución. ¡Si San Jerónimo viera cómo traducimos hoy seguro que se quedaría con la boca abierta!

—————

—————

10398525_1109397531032_824391_n

Nombre: Virginia Torres Ruiz

Títulos universitarios:

– Diplomatura en magisterio: especialidad en Educación Física (Universidad de Málaga)

– Ciclo Superior de Interpretación de Lengua de Signos (Centro IES la Rosaleda)

Años dedicados al estudio de la interpretación: 2 años.

1. ¿Tenías vocación por la traducción/interpretación?

Sinceramente no, no fue ni mucho menos mi primera elección, ni tampoco lo que siempre quise ser.

2. ¿Por qué decidiste estudiar traducción/interpretación?

Por complementar el currículo de magisterio y aumentar mi formación y posibilidades de empleo.

3. ¿De qué te veías trabajando cuando empezaste la carrera?

De profesora, es mi verdadera vocación; aunque debo reconocer que, desde que cursé el ciclo de lengua de signos, lo que más me gustaría es fusionar ambas vertientes: dar clases a niños sordos.

4. ¿De qué estás trabajando actualmente?

No puedo decir que esté trabajando como tal, pero sí colaboro como intérprete en centros de educación. Además, imparto clases particulares de distintas materias.

5. ¿Hay futuro para la traducción/interpretación?

Bajo mi punto de vista creo que es un rotundo sí, ya que una de las necesidades básicas de los seres humanos es la comunicación, el relacionarse con otras personas y el no estar solas, por lo que si algo nos supone una barrera como el idioma o la distancia cada día se buscan y hallan más soluciones para ello. Además, aunque hoy en día este en auge el aprendizaje de idiomas, es imposible que se sepan todos, por lo que siempre necesitaremos traductores e intérpretes, sobre todo aquellas personas, como por ejemplo sordos o sordo-ciegos, que dependen de ellas para el normal desarrollo de su vida.

——–

Pese a las idea preconcebidas que puedan llegar a implantarse en la mente del estudiante de TeI, debemos considerar, además de la traducción en sí misma, el sinfín de posibilidades laborales que esta carrera nos ofrece, desde la gestión hotelera hasta la interpretación de sordomudos en organismos públicos.

Si, por el contrario, tienes pasión por la traducción, debes convertir la paciencia en tu mejor herramienta de trabajo. Llegar a ser traductor no es difícil, es solo una cuestión de esfuerzo y constancia; sin embargo, vivir profesionalmente de ella, sí. Obviando la batalla constante contra la tecnología y los diccionarios (que luego se convertirán en tus mejores amigos), las salidas exitosas y profesionales que ofrece este mercado no son tan amplias como parece. Así, aunque te hayas especializado en traducción de manuales de física cuántica, por ejemplo, debes ser consciente de que, si das el salto a la traducción, lo más probable es que en algún momento de tu carrera cuenten contigo para trabajar en el ámbito jurídico y económico, ya que, sin lugar a dudas, es el sector más activo de la traducción. Por ello, los más expertos afirman que entre las grandes virtudes/obligaciones del traductor figuran la curiosidad, la adaptabilidad y la sed de aprendizaje, siempre sin límites (consulta esta entrada anterior sobre cursos relacionados).

En la entrevista ya se ha comentado la necesidad de creación de un colegio profesional de traductores que regularice esta actividad y defienda los derechos que le competen (consulta este enlace si desconoces la finalidad de un colegio profesional). La pregunta es, ¿qué se conseguiría exactamente con esta imposición? Muy sencillo: delimitar el rango de traductores profesionales y acabar, por ende, con el intrusismo laboral que impera este sector laboral. Por otra parte, también conseguiríamos poner fin a la constante lucha de tarifas entre los traductores y los clientes, que no hacen más que devaluar la calidad del producto.

Sin embargo, el problema no solo reside en el intrusismo que nos ataca ferozmente, sino en el hecho de que esto ocurre porque (al menos en España) nuestra profesión no cuenta con el reconocimiento que debería y se asimila como complemento a otra ocupación en lugar de ser valorada individualmente. Dejando de lado la atmósfera universitaria, ¿cuántas veces os han preguntado, al decir que estudiáis TeI, qué tal es el mundo del espectáculo? ¿Y cuántas veces os mencionado el famoso comentario de “Pero si eso ya lo hace Google Translator“? Lo gratificante de esto es cuando, tras un tiempo, aquellos que hicieron tales comentarios, recurren a un profesional porque, según ellos mismos, “Eso parecía chino” (regocíjate con este recopilatorio de traducciones nefastas made in Google).

En definitiva, sabemos dónde comenzamos a construir nuestro camino, pero no dónde nos detendremos. Especialízate en aquello que te haga perder la noción del tiempo, aunque para ello debas dedicar algún año más que otro de estudio y muchas horas enviando currículos. Y, lo más importante, no se trata de coleccionar títulos universitarios, sino de encontrar tu método de trabajo: todo llega.

Agradezco de corazón a los compañeros que han dedicado su valioso tiempo a la edición de esta entrada. Gracias, amigos.

Rocío Lume

Anuncios

9 thoughts on “Pasado, presente y futuro de la traducción: enfoque profesional

  1. Gracias por la mención chicos. Sin embargo, después de mucho años en la profesión, más que un colegio profesional nuestra profesión necesitaría quizás una comisión para regular a los traductores que actúan en el ámbito administrativo, sobre todo, en organismos públicos como pueden ser los distintos ministerios, juzgados, policía, guardia civil, etc. ¿Por qué para ser traductor/intérprete jurado se debe hacer un examen y para trabajar en organismos públicos como intérprete basta con echar tu CV en una subcontrata?

    Le gusta a 1 persona

    1. Qué buena reflexión, Cristina. Y, además, no te falta razón. Tal y como lo veo, es totalmente incongruente que se necesite un título certificado especial para interpretar a un usuario extranjero en un juzgado pero no cuando este se encuentre hospitalizado.
      En las siguientes entradas del blog escribiré precisamente sobre esto y cómo ha influido esta decisión de contratación de personal “con idiomas” del sector de la interpretación en los servicios públicos, concretamente en los hospitales de Málaga.

      Un saludo,
      Rocío Lume

      Me gusta

      1. La realidad es todavía peor: para interpretar a un usuario extranjero en un juzgado, una comisaría de policía, notaría, etc. no hace falta tener un título que te acredite como traductor. Pocos jueces hoy en día piden traductores jurados en los procesos judiciales, a no ser que sea algún proceso importante o salga en la prensa.

        Le gusta a 1 persona

      2. Peor me lo pones, Cristina, porque tenía entendido que al menos para estos servicios si era necesario estar acreditado, como en las traducciones juradas. Dejaré constancia de ello, seguro.
        Gracias por tu aclaración.

        Un saludo,
        Rocío Lume

        Me gusta

  2. Hola Rocío, me ha gustado mucho tu entrada y el blog en general, está lleno de energía y buenos consejos para los traductores y estudiantes de traducción. Respecto a esta entrada en cuestión, coincido contigo plenamente en que empieza a ser de juzgado de guardia que todavía no exista un colegio profesional de traductores… pero en fin (ni está, ni se le espera). Así que debemos “apañarnos” nosotros mismos o agruparnos en las diferentes asociaciones de traductores que existen.
    Por cierto, abusando de tu amabilidad, yo también tengo un blog. Es pequeñito y humilde pero intento aportar mi granito de arena 🙂 este es mi blog para traductores.
    Muchas gracias y muchos ánimos y espero ya tu siguiente publicación 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Georgina:
      Gracias por tus humildes palabras. Reconozco que esto de llevar un blog y, sobre todo, arrancarlo es todo un reto para mí, pero poco a poco, y con vuestros comentarios, lo sacaré adelante.
      He pasado por tu blog (¡por supuesto!) y me gustaría decirte que lo encuentro muy completo. Eso sí, ¿tienes algún enlace para seguirlo? De momento lo comparto, seguro.

      Un saludo,
      Rocío Lume

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s